sábado, junio 08, 2013

Shame

Nos subimos al metro con Michael Fassbender, al que acompañamos en un viaje circular, que termina igual que comienza, con la visión de un ángel que llena de esperanza a un hombre devastado por su adicción.

Un descenso a los infiernos sin billete de vuelta, en un camino del que sólo sale eventualmente cuando llega al hartazgo, pero al que vuelve de manera recurrente y cada vez de forma más turbulenta.

Su hermana es la única persona que le quiere y que él se niega a querer, mostrandose frio ante las muestras de cariño y ajeno a los lazos sanguíneos que les unen, como queriendo escapar de un horrible pasado.

Cada persona tiene plena libertad de ser como quiere ser, pero cuando la imagen que los demás tienen de uno está tan alejada de la verdadera personalidad, cuando ésta se mantiene oculta, es cuando se siente vergüenza de quien uno es.

La libertad que busca el personaje no la encuentra, no porque las personas de su entorno le opriman y agobien, sino porque él mismo se encierra voluntariamente en la cárcel del placer inmediato.

Públicamente se vanagloria de su estilo de vida, independiente y sin ataduras; expresa su extrañeza y aburrimiento ante relaciones duraderas y, aunque internamente las desea, su debilidad es más fuerte que su voluntad.

Sólo reconoce su problema cuando ve un comportamiento similar en los demás, el cual aborrece y del que se aleja física y emocionalmente.

Brandon trata de calmar a su bestia interna escuchando los preludios de J.S. Bach, interpretados por Glenn Gould:




Steve McQueen muestra su talento tras su ópera prima "Hunger", con una historia sórdida, en un Manhattan alejado de la luminosidad y del glamour habitual.

2 comentarios:

Espinete dijo...

Te ha faltado la referencia a la desgarradora versión de New York, New York de la hermana del protagonista, refleja el dolor, la soledad, y posiblemente una niñez de abusos.
Proverbial!!
Ella se desahoga , a dado un paso adelante, el sin embargo ha quedado atrapado en su pasado y en un aparente narcisismo oculta su odio hacia las mujeres y hacia el mismo.
Los planos cortos y los silencios acertadamente incluidos introducen al espectador en este torbellino de autodestrucción.

Cesar Villasante dijo...

gracias por el apunte!

es evidente que la secuencia de canción integra explica sin palabras la relación de los hermanos, su pasado común y cómo han evolucionado hasta el presente.
Las lágrimas son lo poco auténtico que deja escapar su personaje, durante la cacnión y al final del film